¿Por qué nos quedamos en relaciones tóxicas?

Seguramente ya te debes haber hecho esta pregunta:

¿Por qué se nos hace tan difícil terminar con una relación que sabemos que nos hace daño?


Esta debe ser una se las preguntas más comunes en todas las relaciones tóxicas, ¿Por qué regresamos una y otra vez a una relación que nos hace sufrir?


El responsable de esto es lo que se llama el vínculo traumático o vinculación por trauma.



Así es, no puedes soltar esa relación tóxica porque existe un vínculo traumático, generalmente inconsciente que controla por completo tus emociones.


Un vínculo traumático comienza cuando nos vinculamos afectivamente con otra persona desde una herida emocional profunda ocasionada por experiencias dolorosas del pasado.


Me explico.


El ciclo de vinculación traumática comienza en la infancia. Reflejamos en nuestras relaciones de adultos el dolor ocasionado por una pérdida infantil. El dolor ocasionado por una relación vinculada por trauma refleja el dolor de un niño abandonado y desamparado debido a un padre no disponible, desinteresado, distante o ausente. Creemos y sentimos que necesitamos a la persona o la relación para sobrevivir.

En adición, en las relaciones tóxicas generalmente existen dos ciclos, ruptura y reconciliación:

“Te doy afecto, luego te maltrato, te enfadas, me perdonas y, después, volvemos a empezar”

Este ciclo bueno-malo, bueno-malo mantiene a la persona en atrapada en la relación y resulta muy difícil salir de ella.


El vínculo traumático no se piensa, se siente y cuando la relación termina o hay una separación, el dolor es desgarrador y el intelecto sale por la ventana.

Es una sensación abrumadora en el cuerpo que paraliza, es la respuesta de un sistema nervioso en estado de sobrevivencia. Es un niño abandonado y vulnerable que siente que se va a morir. La reconciliación nos proporciona un alivio inmediato, pero lamentablemente siempre terminamos en el mismo lugar.


Enfrentarse a la situación de dejar una relación abusiva supone encontrarse con dificultades muy parecidas a las de un drogadicto que quiere dejar la droga.


De manera que, si te identificas con la información compartida o si conoces a alguien que esté pasando por esta situación por favor no dudes en buscar ayuda profesional.


Si esta es tu situación puntual te invito a que me contactes, necesitas recuperarte y sanar desde adentro para poder comenzar a tener relaciones sanas y felices.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo